Actualidad Arte y patrimonio

«Los Canteros» de Pedro Lira regresa al MNBA en Santiago de Chile

En el marco de las actividades de conmemoración del 140 aniversario de esta institución, la obra de Pedro Lira vuelve a exponerse. Además. los visitantes podrán seguir el proceso de restauración.

Desde el 21 de septiembre, la obra del pintor chileno se vuelve al hall del Museo Nacional de Bellas Artes. La exhibición de este óleo de gran formato Los Canteros (1878), de Pedro Lira, en el MNBA forma parte de las actividades de la conmemoración del 140 aniversario de la institución . De esta forma, comienza la última etapa de un extenso proceso de investigación y restauración. Así, el público podrá ver los avances de los trabajos de reintegración cromática. Unas tareas necesarias para que la obra quede finalmente restaurada por completo.

A fines del siglo XIX, ePedro Lira donó Los Canteros al MNBA, importante obra de su autoría. En ella, se aprecia en primer plano a un grupo de hombres que trabajan afanosamente. Otras dos figuras en el fondo parecen organizar las faenas venideras. La pintura, de dimensiones monumentales (3,06 x 5,15 m), se enmarca dentro de la corriente del realismo social.

Detalle de Los Canteros de Pedro Lira, expuesto en el MNBA de Santigo de Chile.
Los canteros (detalle). Pedro Lira, ca. 1890.

Un siglo después

Esta pieza es una de las obras de mayores dimensiones y una obra temprana de la colección del museo. De hecho es anterior a la inauguración del Palacio de Bellas Artes. En 1888 ya se incluye en algunas publicaciones del MNBA. Fue definitivamente almacenada hacia 1911. Casi dos décadas más tarde, fue traspasada al Museo O’Higginiano y de Bellas Artes de Talca, donde estuvo hasta 1986, cuando retornó a Santiago. Se redescubrió en 2014 en el MNBA, iniciándose así un largo proceso de gestión para investigar, restaurar y poner en valor la obra.

«Esta iniciativa permitirá a nuestros públicos volver a contemplar una obra fundamental de la actividad artística nacional de fines del siglo XIX. Más allá de ello, nos permitirá a todos celebrar que, gracias a una colaboración del MNBA con el Centro Nacional de Conservación y Restauración (CNCR), y a los equipos técnicos que asumieron la tarea, se ha producido el milagro de resucitar una obra que, no sólo estaba en el olvido, sino en grave peligro de desaparecer materialmente», señala Fernando Pérez, director MNBA.

«El proyecto  de restauración de la obra de Los Canteros se enmarca en el plan de recuperación y exhibición de las colecciones del MNBA. Este proceso se ha materializado durante los últimos dos años con la pandemia de por medio. No obstante, los trabajos iniciales de estabilización del soporte y limpieza superficial de la obra comenzaron el 2014. También el de análisis científicos y de Imagenología realizados por el CNCR», explica Eva Cancino, encargada de colecciones MNBA.

Para este proceso ha sido necesario realizar investigaciones en torno a la obra y la historia del cuadro. La información levantada ha servido para tomar decisiones de restauración. Unas decisiones definidas en conjunto con el CNCR.

Derrumbando un mito

Por décadas se pensó que la escena representada en Los Canteros de Pedro Lira, que se expone en el MNBA, correspondía al trabajo de canteros en Chile. También se la asoció con los trabajos de canalización del río Mapocho. Sin embargo, a través de la revisión de diversas fuentes como archivos institucionales, prensa y catálogos, se descubrió que la obra correspondía a una escena europea.

«Siempre es posible conseguir nueva información de las piezas de nuestro acervo y completar vacíos en su documentación. Pudimos datar y geolocalizar correctamente la pintura, desmontando un mito ampliamente extendido en la historia del arte local: Los Canteros no representa un paisaje chileno ni menos el proceso de canalización del Río Mapocho –evento que ocurrió casi una década después de la primera exhibición de la obra en 1878–. En la pintura observamos las faenas diarias en una cantera de mármol en Europa», acota el investigador MNBA, Manuel Alvarado.

Además, la investigación permitió «ponderar el lugar que ocupa esta pintura dentro del corpus de obra de Lira, quien escogió un formato monumental para representar un tema por entonces considerado vulgar, lo que tensiona la asociación que usualmente se ha hecho del artista con la pintura histórica y el retrato», añade el investigador.

Trabajo mancomunado

Su intervención fue llevada a cabo por un equipo de siete conservadoras y restauradoras coordinadas por Mónica Pérez Silva (CNCR) y María José Escudero Maturana (MNBA), quienes trabajaron de manera conjunta y coordinada con las Unidades de Documentación Visual e Imagenología y la Unidad de Ciencias de la Conservación del (CNCR).

Proceso de restauración de Los Canteros de Pedro Lira.
El proceso de restauración de la obra fue realizado por profesionales del MNBA y el CNCR.

«Considerando que los principales elementos constitutivos de la obra se mantenían estables, a pesar de la gran cantidad de alteraciones visibles en el soporte y las dimensiones de la obra -que no son menores-, fue posible intervenir la obra sin mayores inconvenientes. Los rasgados, perforaciones y deformaciones originaron un daño físico-mecánico en el soporte, produciéndose una disminución de la capacidad portante del mismo, haciéndolo más débil y, por ende, más vulnerable a futuras alteraciones», explica la conservadora MNBA, María José Escudero.

Ante esta situación se decidió colocar un soporte auxiliar. Su objetivo, reforzar la estructura original, manteniendo la unión en rasgados e injertos y otorgar la resistencia necesaria para la tracción durante el montaje de la obra en su bastidor. Un trabajo ncargado a Francisco Oliva, un antiguo maestro que trabajó por décadas en el Museo y que se retiró hace algunos años. «Todos los trabajos realizados, permitieron recuperar su estabilidad material y apreciar la pintura correctamente en forma vertical, cuestión que era imposible antes y durante su intervenció», agrega la conservadora.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: