Historia

El Ejército Fantasma que engañó a las tropas nazis

Con poco más de 1.000 hombres, este batallón estuvo compuesto por artistas y soldados. Gracias a sus creativas estrategias, las tropas aliadas pudieron salvar algunos importantes obstáculos para penetrar en territorio nazi.

La Segunda Guerra Mundial es uno de los acontecimientos más relevantes del siglo XX. Y, probablemente de toda la historia de la humanidad. 75 años después de su fin, todavía es un acontecimiento presente en nuestras vidas, a través del cine, de la literatura o de las memorias de personas que vivieron aquella terrible época.

Por tierra, mar y aire, se libraron combates en diversas regiones del planeta. Sin embargo, no en todas ellas las balas y otros tipos de municiones fueron los protagonistas. Como ejemplo podemos citar un batallón ultrasecreto del Ejército de los Estados Unidos que tuvo como arma las artes escénicas, utilizando tanques inflables de tamaño real, insignias falsas, paisajes sonoros y transmisiones de radio falsas para engañar a los soldados alemanes en el campo de batalla.

A este batallón se le ha conocido como “Ejército Fantasma”, aunque en realidad se trataba de las Tropas Especiales del Cuartel General 23. Allí se reunieron artistas, oficiales militares de carrera y expertos en audio en una unidad única dedicada al arte del engaño, inspirados en las tácticas de engaño británicas en el norte de África. Allí, en 1942, se desarrolló la Operación Bertram, en la que el ejército británico utilizó camuflaje y más de 2.000 vehículos ficticios para convencer a los alemanes de que los británicos estaban fortaleciendo una posición en el sur y para ocultar la movilización británica en el norte.

Artistas y militares

El Ejécito Fantamas se activó el 20 de enero de 1944. A su frente se encontraba el coronel Harry L. Reeder, que supervisaba a 82 oficiales del ejército y 1.023 reclutas; entre ellos se encontraban estudiantes de arte del Programa de Camuflaje Industrial del Pratt Institute de Nueva York, el diseñador de moda Bill Blass, el fotógrafo Art Kane y la pintora Ellsworth Kelly. Durante su existencia, participó en 22 engaños a gran escala en Europa desde Normandía hasta el río Rin, y la mayor parte de la unidad llegó a Inglaterra en mayo de 1944, poco antes del Día D.

Sus misiones se basaban en una combinación de ciencia y arte. Bajo esta premisa, organizó casi dos docenas de misiones entre mayo de 1944 y 1945 con el único propósito de engañar a las tropas nazis sobre el paradero de las fuerzas aliadas en Europa. En el proceso, sus esfuerzos salvaron la vida de miles de soldados aliados. Su existencia se mantuvo en secreto durante más de 40 años después del final de la guerra; el Ejército Fantasma permaneció clasificado oficialmente hasta mediados de la década de 1990, según el Museo de la Segunda Guerra Mundial.

Cuatro ejes para lograr el engaño

El Ejército Fantasma se basó en cuatro elementos para lograr sacar alcanzar sus objetivos.

El primer elemento fue el batallón de ingenieros de camuflaje, que se ocuparon de los vehículos inflables. Estos tanques podían ser levantados y colocados en posición fácilmente por unos pocos hombres, pero desde la distancia eran casi imposibles de distinguir de los reales.

Avión hinchable que se utilizó para engañar a las tropas nazis. Fuente: The National WWII Museum.

El segundo elemento era una empresa de señales que inventaba tráfico de radio falso; los operadores de radio eran tan hábiles que podían imitar el código morse de los operadores en unidades específicas del ejército, para hacer que los envíos falsos suenen auténticos.

El tercer elemento del Ejército Fantasma fue el engaño sónico. Los ingenieros de audio pregrabaron los sonidos de los ejercicios de entrenamiento militar y la construcción de trincheras y puentes, y luego los editaron en paisajes sonoros que se podían reproducir en altavoces masivos dentro del alcance de las tropas alemanas, para convencer a los nazis de que unidades de combate enteras ocupaban lugares que no estaban defendidos.

En cuarto lugar, la compañía de ingenieros de combate de la unidad proporcionó las insignias de otras unidades militares para confundir a los alemanes o engañar a los posibles espías en las ciudades cercanas.

Su mayor éxtito: la operación Viersen

La última y más exitosa actuación del Ejército Fantasma, tuvo logat entre el 18 y el 24 de marzo de 1945. La Operación Viersen sirvió para engañar al ejército de Hitler con el objetivo de que pensara que dos divisiones (unos 40 mil hombres) estaban en una posición específica en el río Rin. Para esa misión, el Ejército Fantasma utilizó 600 vehículos inflables; parches de uniforme falsos para hacerse pasar por soldados de otras unidades; y grabaciones de la construcción de puentes de pontones.

Un mapa dibujado a mano de la Operación Viersen, tomado de la Historia Oficial del Ejército de los EE. UU. Fuente: The Ghost Army.

La estrategema funcióno. Los alemanes trasladaron la mayor parte de sus defensas a través del río desde la supuesta ubicación de las dos divisiones, bombardeando un ejército que no existía. En ese momento, el verdadero ejército de soldados cruzó a varios kilómetros de distancia, sin apenas sufrir bajas ni resistencia.

Un secreto durante varias décadas

La existencia de esta batallón quedó como uno de los secretos mejor guardados de aquel conflicto que desoló países enteros. Sus integrantes juraron mantener el secreto, los registros se clasificaron y el equipo se guardó. A excepción de un artículo de periódico inmediatamente después de la guerra, nadie habló públicamente sobre los engañadores hasta un artículo del Smithsonian de 1985 . Aunque el conocimiento de las Tropas Especiales del Cuartel General 23 era entonces público, todavía estaba clasificado oficialmente hasta mediados de la década de 1990.

A %d blogueros les gusta esto: