Agenda Bilbao Exposiciones

El pasado y el presente del automóvil en el Museo Guggenheim Bilbao

Una exposición en el Museo Guggenheim de Bilbao exposición celebra la dimensión artística del automóvil, vinculándola con los ámbitos paralelos de la pintura, la escultura, la arquitectura, la fotografía y el cine.

Del 8 de abril al 18 de septiembre de 2022, la exposición «Motion. Autos, Art, Architecture» es acogida en el Museo Guggenheim de Bilbao. Organizada por el museo bilbaíno junto con Norman Foster Foundation, y patrocinada por Iberdrola Volkswagen Group, es una espléndida oportunidad para contemplar el pasado y el presente del sector automovilístico.  Se pueden comprar las entradas en la página oficial del Museo Guggenheim de Bilbao.

La exposición celebra la dimensión artística del automóvil, vinculándola con los ámbitos paralelos de la pintura, la escultura, la arquitectura, la fotografía y el cine. Con este enfoque integrador, la muestra cuestiona la separación entre las distintas disciplinas y ofrece una exploración de los modos en que estas se relacionan visual y culturalmente. Asimismo, la exposición analiza las afinidades existentes entre la tecnología y el arte.

El arte inspira el futuro

R. Buckminster Fuller. Dymaxion #4, 2010 (basado en los #1–3, 1933–34). Foster Family Collection. © Norman Foster Foundation

La muestra, aborda la tendencia imparable hacia la electrificación, e incluso se aventura a dibujar escenarios de futuro para esta industria. Unos escenarios que, de acuerdo con todos los especialistas, comparten tres grandes  ejes: El uso de nuevas tecnologías digitales, la innovación en el diseño, y la maximización del  cuidado del medio ambiente a través de las energías renovables y la economía circular, contribuyendo al progreso social y al desarrollo sostenible.

Coches únicos

Se han reunido para la ocasión cerca de cuarenta automóviles. Una selección de los mejores de cada clase en lo que respecta a su belleza, singularidad, progreso técnico y visión de futuro. Ubicados en el centro de las salas y rodeados de importantes obras de arte y arquitectura, muchos de ellos se presentan por vez primera. La lista hace, sin duda alguna, las delicias de cualquier amante del motor, ya que es posible encontrar un Porsche Phaeton de 1900, el primer vehículo de la marca propulsado por un motor eléctrico, un Rolls Royce 40/50 Alpine Eagle (1914), un Bugatti Type 35 (1924), un Aston Martin DB5 James Bond (1964), un Hispano-Suiza H6B Dubonnet Xenia (1938), un Cadillac Eldorado Biarritz (1959), un Ford Mustang PRJCT50 (1965).

Diez espacios y siete galerías, un completo recorrido por casi doscientos años de creación

La exposición se divide en diez espacios y siete galerías. Cada sala de esta singular muestra aborda un momento histórico particular o un tema concreto, en la que se hace patente la intersección del diseño industrial, el arte y la arquitectura.

En un orden casi cronológico, parte de los inicios de la historia del automóvil con la sala bautizada «Beginnigs»; continúa por las salas «Sculptures», con los diseños más bellos y depurados; aquella dedicada a los coches más modestos y utilitarios, titulada «Popularising»; «Sporting» destinada a mostrar los vehículos de competición; la dedicada a los diseños visionarios, las aportaciones más innovadoras y futuristas del automóvil, la sala «Visionaries»; la sala «Americana», espacio dedicado a Estados Unidos y sus viajes por carreteras de inmensos espacios abiertos; concluyendo con «Future», una última parada donde escuelas de diseño y arquitectura de cuatro continentes muestran cómo creen que será la movilidad a finales del Siglo XXI.

Se cierra así el círculo del recorrido expositivo. Abordando las mismas dificultades a las que se enfrentaron los inventores del coche hace más de cien años: la congestión urbana, la escasez de recursos y la contaminación —todo ello exacerbado en la actualidad por el cambio climático—, que ahora se presentan en una proyección de futuro.

Los otros cuatro espacios restantes incluyen un pasillo que presente una cronología con una experiencia sonora inmersiva, un estudio de modelado en arcilla y una zona dedicada a maquetas.

Norman Foster, un apasionado del mundo del motor

La exposición está comisariada por el reconocido arquitecto británico Norman Foster. No en vano, nueve de los vehículos expuestos son suyos. Además, con ella, Norman Robert Foster explora los vínculos culturales entre el arte, los automóviles y la arquitectura a la que sutilmente se refiere como la «sinergia cultural».

La fundación de Foster es un establecimiento que se centra en promover el pensamiento interdisciplinario y la investigación en el campo del diseño. Fomentan la educación holística a través de la experimentación y la investigación para conectar el arte, la arquitectura, tecnología y diseño para el desarrollo de la sociedad.

Toda una oferta de actividades en el Museo

Además de la exposición en sí, durante su estancia en el Guggenheim habrá actividades paralelas que pueden ser de interés para los visitantes. El pasado 9 de abril hubo una sesión creativa de modelado de coches con arcilla. El 26 de abril se celebra una charla introductora a la colección de automóviles de Miguel de la Vía. En mayo, diversos profesionales del sector ofrecerán diferentes puntos de vista de las exposiciones; y del 1 al 3 de julio habrá un ciclo de proyecciones «Motion» con tardes de cine en el museo, con una programación vinculada a la temática de la exposición, homenaje al automóvil. Además, la exposición llega acompañada de un catálogo completo e ilustrado de 273 páginas.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: