Arte y patrimonio

Anselm Kiefer: el artista de la memoria histórica

Kiefer es el artista de la memoria, la cual plasma en sus lienzos gigantes usando todo tipo de materiales.

En el hall del Grand Palais efímero de París de 13.000 m2, se han podido visitar recientemente veinte lienzos gigantes y cuatro instalaciones de Anselm Kiefer. Un artista con una fuerza expresiva que nos transporta a su mundo íntimo, creando un diálogo con el pasado. Por esa razón, se ha denominado a Kiefer como el artista de la memoria histórica.

Trayectoria y estilo

Nacido en 1945 en Donaueschingen (Alemania), poco después de acabar la Segunda Guerra Mundial, Anselm Kiefer creció en un mundo destruido y desolado, en medio de escombros. Esta experiencia le marco de por vida, y marcará también su arte y su manera de expresarse y de utilizar materiales.

Su estancia durante tres semanas en un convento de Dominicos, le hizo descubrir «la espiritualidad del ladrillo». Así, se inició su fascinación por todo tipo de materiales y su orientación hacia un arte muy personal.

Occupations.

En 1966, también empezó a asistir a academias de arte. En 1969, se dio a conocer en el medio artístico por su obra Ocupaciones, una serie de fotos por varias ciudades de Europa, en las que Kiefer posa haciendo el saludo nazi. Para él, el nazismo no ha desparecido, sino que permanece oculto.

Kiefer, el artista de la memoria

«La historia es para mí un material de trabajo, como el paisaje y el color».

Esta afirmación del artista está presente en toda su obra, creada basándose en los acontecimientos históricos de su país, en el nazismo, el horror del holocausto, y en su historia personal.

Denk dir die Moorsoldaten (Imagi?nate los soldados del Marais).

Este ejercicio de memoria histórica lo plasma en sus lienzos gigantes utilizando todo tipo de materiales mezclados: tierra, cenizas, plomo, cabellos, zapatos, hojas, flores secas o materiales en ruinas. Todo ello evocando un paisaje y cosmos desolador y espiritual, que parece corresponder a otra existencia, a otro planeta, pero que a la vez nos traslada a un pasado real.

Otra de las inspiraciones del artista, aparte de los hechos históricos, son los poemas o cuentos. Algunas de sus obras de influencia son El Cuento de los Nibelungos o los poemas de Paul Celan. Este último considerado el poeta más importante de lengua alemana de la postguerra.

Así, la intimidad de Kiefer, que parece querer revivir y no hacernos olvidar aquellos días de vacío y devastación, posteriores a la Segunda Guerra Mundial, se ve reflejada en cada una de sus obras.

Contemplar sus lienzos es acercarse a él, y trasladarnos a un mundo y paisaje cósmico imaginario, que incluso nos recuerda a películas como La Guerra de las Galaxias o Dune.

Lienzos dedicados a Paul Celan

La gran admiración que Kiefer siente por el poeta Paul Celan, le viene de su adolescencia. En ese momento descubrió su poema Todesfugue (Fuga de muerte), el más conocido del autor. En él, Celan expresa de manera siniestra y misteriosa, pero a la vez bella, todo su dolor por la tragedia judía del siglo XX, así como por la deportación y asesinato de toda su familia en los campos de concentración. Con ello quiso hacer un homenaje a la tradición literaria y musical romántica alemana, y creando un nuevo lenguaje.

Estos versos, que como dice Anselm Kiefer, vienen de un mundo lejano y extraterrestre que todavía no hemos conocido, los podemos ver en los lienzos que le dedica al poeta.

Am letzten Tor (La u?ltima puerta).

En ellos, Kiefer sabe combinar perfectamente versos de poemas de Celan y etiquetas, con todo tipo de materiales. Tanto las etiquetas, que hacen referencia a números, constelaciones o nombres de personas, como los versos de los distintos poemas, muestran un mundo que no existe, pero que nos atrapa y nos transporta al lado más íntimo tanto de Kiefer como de Celan. Los lienzos se transforman en una mezcla de formas y experimentación con todo tipo de materiales, que han quedado dañados u oxidados con el paso del tiempo. Materiales que, a la vez, tienen vida propia, y juegan una función simbólica, relacionada con los acontecimientos históricos y con sus historias personales.

Sperriges Morgen (Mañana Rebelde).

Tierra, ceniza, plomo, flores secas, zapatos, trajes quemados, guantes o incluso carros de la compra. Todo ello se mezcla con la gran riqueza de color, dando así sensación de movimiento, de proceso de transformación, en el que espiritualidad y materia se mezclan. El hombre queda solo ante ese paisaje cósmico inventado. Un paisaje que nos puede recordar también a los paisajes románticos de ciertas pinturas de finales del XIX, como las de Friedrich.

Obra seleccionada

Geheimnis der Farne (El secreto de los helechos). Para Paul Celan.

Algunos de sus lienzos más conocidos forman parte de su obra El secreto de los helechos, basados en uno de los poemas de Celan, del mismo título. En uno de ellos, aparece un paisaje nevado de donde emergen helechos dorados, elemento mitológico cuyos granos aportan invencibilidad e invisibilidad.

Del cielo aparece una espiral dorada de proporciones armoniosas y matemáticas que da un toque místico al lienzo. Estos motivos también los podemos ver en otras obras de arte. Sería una manera de bajar la luz divina a este mundo, según las tradiciones esotéricas.

Madame de Stae?l, de L’Allemagne.

En Madame de Staël: De l’Allemagne, Kiefer cuestiona la historia de Alemania mostrándonos el antiguo aeropuerto de Tempelhof en ruinas, utilizado en la época nazi. Mientras, en primer plano, un grupo de champiñones lleva etiquetas pegadas con los nombres de figuras importantes del romanticismo alemán, como Friedrich o Schumann. Figuras conocidas en Francia gracias precisamente a la obra de Madame de Staël. Es el romanticismo interrumpido bruscamente por el nazismo, una arquitectura gigantesca que se asocia también a la Guerra Fría, y que se nos presenta como una gran nave industrial abandonada.

En definitiva, Anselm Kiefer es un artista que nos abre su taller en cada una de sus obras, su lugar de creación y su creación a la vez, un laberinto de posibilidades.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: