Historia

Fondo Monetario Internacional: un organismo clave en el sistema monetario internacional

El FMI nació en 1944. El objetivo de su creación era evitar repetir los errores que llevaron a la graves crisis de los años 30. Con muchos cambios a lo largo de su historia, sigue siendo una de las organizaciones internacionales más importantes.

El Fondo Monetaria Internacional, FMI, es un organismo especializado del sistema de las Naciones Unidas establecido mediante tratado en 1945 para contribuir al estímulo del buen funcionamiento de la economía mundial. Con sede en Washington y 189 países miembros, es la institución central del sistema monetario internacional. Desde sus inicios tuvo un papel muy concreto, con tres funciones interrelacionadas: establecer las normas del sistema monetario internacionales,  prestar asistencia financiera en determinados casos y actuar como organismo consultivo de los gobiernos. “La principal misión del FMI consiste en asegurar la estabilidad del sistema monetario internacional; es decir, el sistema de pagos internacionales y tipos de cambio que permite a los países y a sus ciudadanos efectuar transacciones entre sí”, señala la institución en su página web.

Sede del Fondo Monetario Internacional. Fuente: FMI
Sede del FMI Een Washington. Fuente: FMI.

Su origen: la Conferencia de Bretton Woods

La decisión de su creación se tomó a mediados de 1944, en la Conferencia de Bretton Woods, celebrada en el marco de la Convención de Naciones Unidas que tuvo lugar en New Hampshire, Estados Unidos, en la que participaron 44 estados. El fin de esta convención no era otro que acordar lo que en adelante serían las reglas del juego de las relaciones económicas internacionales y la creación de unas instituciones que regulasen el cumplimiento de estas reglas. De este modo, se pretendía superar el caos económico y las devaluaciones competitivas que durante la Gran Depresión se llevaron a cabo, con unas consecuencias negativas para el conjunto de la economía mundial. De hecho, para ello, además del FMI, se acordó la creación de otros organismos internacionales: el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF) y el Acuerdo General de Aranceles y Comercio (GATT). Estas tres instituciones serían las bases sobre las que, desde ese momento se asentaría el sistema económico mundial.

El 27 de julio de 1945, 29 países ratificaron el Convenio Constitutivo del FMI, un tratado internacional por el que se daba vida a la nueva institución. En este texto se establecía que el FMI se configuraba como una organización intergubernamental, sujeto de derecho internacional público, de ámbito global, que agrupa a diversos estados con el objetivo de alcanzar determinados objetivos de interés común mediante la cooperación de sus gobiernos. Su financiación se realizaría a partir de las aportaciones de los estados miembros. Estados Unidos, Reino Unido y la Unión Soviética eran los que mayor cantidad aportaban.

Desde su nacimiento, el FMI iba a desarrollar funciones de carácter monetario y financiero. Ello le habilitaba para ofrecer préstamos a los países que necesitaran equilibrar su balanza de pagos. La cuantía máxima de los préstamos no debía superar el equivalente al 125% de la cuota aportada. En 1947 se otorgó el primer préstamo, cuyo beneficiario fue Francia, por un valor de 25 millones de dólares.

Los Derechos Especiales de Giro

En la década de 1960, el mundo había visto varios cambios. En un contexto de crisis económico, muchos no pueden mantener el ritmo de crecimiento económico de los años anteriores. La subida del precio del oro y una liquidez insuficiente para sostener el comercio internacional, ayudaron a expandir la opinión de que la financiación del comercio internacional no podía depender de la evolución de la producción del oro ni del déficit de la balanza de pagos de los Estados Unidos. Tras varias propuestas y medidas insuficientes para paliar la situación, se planteó la primera enmienda, que entró en vigor en 1969.

El resultado fue la creación de los Derechos Especiales de Giro (DEG), un nuevo activo de reserva internacional para sustentar así los tipos de cambio fijos y que complementan los activos de reserva existentes de los países miembros. Son simples partidas contables de una cuenta especial gestionada por el FMI, que se asigna a cada país afiliado en proporción a su cuota del Fondo. “Aunque los DEG figuran en las cifras oficiales de reservas de los países, no pueden ser utilizados en la compra de bienes y servicios. Su utilidad principal consiste en que mediante estos derechos, los países con falta de liquidez pueden conseguir divisas, transfiriéndolos a otros países excedentarios, en el marco del FMI”, explica la guía jurídica Wolters Kluwers. En ese momento, el valor DEG se estableció en el equivalente a 0,888671 gramos de oro fino, que era también equivalente a un dólar estadounidense. En la actualidad todavía existe el DEG, aunque su valor se determina con base a una cesta de monedas, compuesta por compuesta por el dólar, el euro, el renminbi chino, el yen japonés y la libra esterlina.

La caída del sistema de Bretton Woods

En la década de 1970 se iba a producir otro fenómeno que impactaría de forma muy dura en el FMI. Por un lado, Estados Unidos había aprobado la Smithsonian Agreement, que significó el fin de la convertibilidad del dólar en oro y la imposición de una tasa arancelaria del 10%. Por otro, en Europa occidental, se seguia dejando el peso de la responsabilidad de su defensa en manos estadounidenses, a quienes esta situación les suponía cada vez un mayor esfuerzo.

En ese contexto, en 1973 se desató una nueva y grave crisis económica, conocida como la crisis del petróleo. Algunas de sus consecuencias más evidentes fue la destruccion del sistema nacido en Bretton Wods, el fin de la paridad dólar-oro y la crisis del modelo keynesiano basado en la intervención estatal y políticas anticíclicas, que fue sustituido por las ideas promovidas por la Escuela de Chicago, defensora del libre mercado. Un nuevo paradigma que fue aceptado por el FMI. Con la Segunda Enmiendaque quedaba desposeído de su papel como garante de la estabilidad de los tipos de cambio, se abrió la puerta a que cada país eligiese su propio régimen cambiario y su función pasó a ser la supervisar las políticas de los países miembros. Desde ese momento, la concesión de créditos se dirigió sobre todos a los países en vías de desarrollo, que comenzaron a formar parte del organismo, y jugó un papel importante en las crisis de deuda soberana en los años 80. Sin emabargo, comenzó a recibir las primeras críticas por las condiciones que imponia a quienes solicitaban su ayuda.

El Directorio Ejecutivo del Fondo Monetario Internacional en 1999. Fuente: FMI.

El Fondo Monetario Internacional hoy

El papel jugado en los años 80 y 90 en crisis como la de Máxico, Argentina o el sudeste asiático, generó muchas críticas y la pérdida de legitimidad del FMI. Sin embargo, desde el 2007, con el inicio de la crisis volvió a resurgir como un actor de gran importancia. En la cumbre del G20 de 2009 se le encargaron nuevas funciones de supervisión de las reformas de países con problemas financieros, como la reducción del gasto fiscal o el aumento de las tasas de interés. “Además de los préstamos para auxiliar a países en dificultades, el FMI realiza un seguimiento periódico de la política económica de sus miembros, así como hace recomendaciones. El secretariado del FMI elabora evaluaciones, análisis estadísticos y presenta previsiones económicas globales, regionales y por país. El Fondo también proporciona asistencia técnica y entrenamiento en su área de competencia”, afirma en su página web.

Estructura organizativa

El modelo organizativo y el sistema de toma de decisiones son dos elementos interrelacionados que han causado discrepancias sobre si el FMI respondía al interés general o solo al de algunos miembros. Estos son los principales órgano de la institución:

  • Junta de Gobernadores. Máxima autoridad máxima de la institución. Está formado por un representante de cada país. Se encarga de todas las cuestiones importantes de
    política, pero delegando las funciones diarias en el Directorio Ejecutivo.
  • Comité Monetario y Financiero Internacional. Su función es asesorar al FMI en
    cuestiones políticas.
  • Directorio ejecutivo. Formado por 24 directores ejecutivos, presididos por el Director Gerente del FMI. Los principales accionistas tienen escaño propio en este órgano. Los dieciséis restantes son elegidos por periodos de dos años.
  • Comité Monetaria y Financiero Internacional. Su función es asesorar al FMI en cuestiones políticas.
  • Director Gerente. Preside el Directorio es el jefe de todo el personal del FMI. Su nombramiento se produce para un periodo renovable de cinco años.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: