Historia Lugares

Zugarramurdi: entre la tradición ancestral y la herejía

La Cueva de las Brujas de Zugarramurdi es uno de los principales atractivos turísticos del Pirineo Navarro. Adentrarse en ella no es solo un goce para los sentidos al contemplar una maravilla de la naturaleza, sino que, además, sus húmedas paredes cuentan historias de brujas y akelarres. ¿Te atreves a entrar?
Interior de la cueva de Zugarramurdi. Foto: cuevasdezugarramurdi.com.

Muchas veces demonizamos aquello que desconocemos o no podemos explicar. Lo envolvemos en un halo mágico y misterioso, a veces tétrico, otras místico y sublime. Pero en casi todas las ocasiones, ritos y tradiciones ancestrales sucumben ante la llegada de una nueva religión, ante otra forma de entender el mundo, que lo cambia todo, que persigue y elimina lo anterior como un acto de imposición, de triunfo, de sometimiento. Esto es en esencia lo que sucedió unos cuantos cientos de años atrás, en el montañoso norte de Navarra, en el pueblo de Zugarramurdi.

Desde tiempos inmemoriales, la tradición cultural vasca estaba ligada a la tierra

Panel ilustrativo del Museo de las Brujas de Zugarramurdi. Foto: Txema Gil, 2020.

La sabiduría, rituales, remedios, hierbas curativas o costumbres de la tradición cultural vasca eran en esencia telúricas, e incluso la diosa suprema a la que adoraban, era Mari, la madre Tierra, la señora de la naturaleza. Una divinidad femenina que otorgaba en esta tradición, la responsabilidad del cuidado del hogar y de los que en ella habitan a la mujer.

Un detalle para nada baladí, al que la tradición cristiana se enfrentará con saña debido al papel secundario que se le tenía asignado a la mujer. Una mujer sabia era un peligro. Mejor estigmatizarla, acusándola de brujería, de hereje pagana, de maga negra, de adoradora del Maligno. Convertir sus remedios naturales en peligrosas pócimas, sus cánticos en oscuros conjuros, las palabras en sortilegios y sus fiestas en akelarres, en las que conjurar al Diablo, señalarlas como enemigas de la verdadera fe. Mejor tenerlas en casa con la “pata quebrada”.

Panel ilustrativo con la famosa escoba de “bruja” del Museo de las Brujas de Zugarramurdi. Foto: Triquiñuelas escénicas.

La palabra euskera sorgin significaba bruja/o, aunque etimológicamente su significado sea bien distinto: sortze es nacer o crear y egin significa hacer, es decir “la que hace nacer” o sea, la partera.  Mujeres y también hombres en menor medida, de edad y conocimientos avanzados, depositarios de la tradición oral milenaria que protege a la comunidad.

Con su escoba siempre a mano, mantienen limpio el hogar de espíritus malignos mientras preparan sus remedios extraídos de las plantas medicinales, haciendo gala de un profundo conocimiento de Mari, favoreciendo la fertilidad y atenuando los dolores, con remedios anticonceptivos y con ungüentos que ayudan al alumbramiento. Un personaje imprescindible en estas aisladas comunidades rurales.

La Cueva de las Brujas

Caserón que alberga el Museo de las Brujas de Zugarramurdi. Foto: cuevasdezugarramurdi.com.

En un caserón habilitado del mismo pueblo de Zugarramurdi se ha abierto el Museo de las Brujas un pequeño pero coqueto espacio en el que se hace un interesantísimo recorrido por estas cuestiones. Una visita imprescindible.

Y a pocos metros se encuentra el lugar que esta gente utilizaba para sus ceremonias, rituales y fiestas, que no podía ser otro que el hogar de Mari, las entrañas de Ama Lur, la Madre Tierra, la llamada Cueva de las Brujas, la que fue devuelta a la fama en 2013 gracias a la película de Alex de la Iglesia Las brujas de Zugarramurdi, cuya escena final se rodó in situ.

La Regata del Infierno es el riachuelo que ha erosionado durante siglos el complejo kárstico superficial, creando la cueva de Zugarramurdi. Foto Txema Gil, 2020.

La cueva es una cavidad de grandes dimensiones, rodeada de bosques y paisajes espectaculares; en el fondo está atravesada por la Regata del Infierno, un riachuelo que, en su continua labor erosiva de millones de años, ha creado una enorme cavidad de 120 metros de largo y unos 10 o 12 de altura, abierta desigualmente por ambos lados y con un par de galerías menores paralelas a la principal.

Conocida y ocupada desde el periodo Magdaleniense según los restos arqueológicos, fue utilizada para múltiples funciones tales como la minería, refugio de contrabandistas, siendo lugar de encuentro y reunión para la gente de los alrededores.

Entrada a la cueva de Zugarramurdi. Foto: Archivo Cordovilla (Diario de Navarra).

De la convivencia a la persecución

Durante siglos, la convivencia entre esta tradición y el incipiente cristianismo fue relativamente pacífica, pero coincidiendo con los tiempos de zozobra de la Contrarreforma, allá por el siglo XVII, se inició una cruenta persecución de funestas consecuencias.

Ya no se ven estas prácticas con buenos ojos por parte de las cercanas autoridades eclesiásticas del Monasterio de Urdax y su abad Fray León, en su afán por hacer méritos y tratar de progresar en la jerarquía eclesiástica accediendo como miembro del todopoderoso tribunal de la Santa Inquisición, denuncia estas prácticas y convierte la sabiduría ancestral en herejía.  Un par de testimonios manipulados aquí y allá, bastaron para iniciar un proceso judicial que sembró el caos y el miedo, en una época de epidemias, sequías, hambrunas y necesidades que acrecentó la sensación de indefensión ante el mal que les azotaba.

El Aquelarre o El gran Cabrón de Francisco de Goya. Museo del Prado.

El poder creciente de la Iglesia, que obligó a dejar de mirar a la Madre Tierra y fijar sus ojos en el Cielo, propagó el temor. Y éste a su vez, la sospecha y el silencio. La pérdida de la confianza en el vecino que había durado generaciones, dio pie a las denuncias, fundamentadas o no. Cualquiera podía ser sospechoso porque todos conocían las costumbres y quienes las practicaban. Las rencillas acumuladas durante años de convivencia salieron a la luz.

El Proceso de Logroño

Trescientas personas de toda condición fueron apresadas y  cuarenta de ellas trasladadas a Logroño para ser juzgadas  en el conocido Proceso de Logroño de 1610.

Se les acusaba de negar el Cristianismo, de practicar orgías sexuales, preparar pócimas, invocar al Diablo, provocar incluso tormentas en el lejano mar… Las condenas fueron variadas: desde ser quemados vivos o en imagen si ya habías fallecido en las torturas previas, hasta la cárcel y el desposeimiento de los bienes.

El proceso de persecución a las brujas de Zugarramurdi se convirtió en el  pistoletazo de salida a campañas similares en toda Europa. Miles de supuestas brujas fueron sacrificadas para reafirmar la hegemonía de la Iglesia frente a la tradición ancestral y la sabiduría basada en la Madre Tierra.

El término de bruja fue desfigurado entre otros, por los infantiles cuentos de los hermanos Grimm, siendo reducido a esa mujer taimada, fea, vieja y malvada, que vive apartada en lo profundo del bosque, que vuela de noche en su escoba, devora niños perdidos y realiza diabólicos akelarres con otras brujas de otros lugares.

Brujas así, no ha habido nunca ninguna en Zugarramurdi.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: